Dormitorio

¿Necesito consejo para ver que tipo de colchón tengo que comprar?

colchón

Este artículo versa sobre el elemento de mayor importancia de nuestro hogar: el colchón. Podrás intentar ahorrar dinero comprando muebles de mayor o menor calidad, pero jamás deberías reparar en gastos a la hora de elegir tu sistema de descanso. Todos sabemos que una tercera parte de nuestra vida la pasamos durmiendo, esto es mucho tiempo y, ¿No crees que deberías tomarte tu tiempo antes de tomar una decisión?.

Si bien cada colchón nos puede ofrecer una longevidad diferente, está estudiado que a partir de los 10 años deberiamos empezar a pensar en el cambio. Normalmente nos damos cuenta del deterioro cuando queda patente externamente, pero en muchas ocasiones el deterioro interno, mucho menos visible, nos invitaría prematuramente a realizar el cambio.

No existen colchones milagrosos. Es decir, huye de toda publicidad engañosa del tipo: colchón reparador, terapéutico, etc... Un colchón, por muy buena calidad que te ofrezca, jamás podrá solucionarte un problema de salud: fibromialgia, reúma, desviación de columna, etc. Qué nunca se te olvide que si tienes un problema de salud, el lugar donde nos van a tratar de curar es en la consulta de médico, nunca en una colchonería.

 

La superficie donde vamos a descansar tendrá que tener firmeza (existen distintos grados), tiene ser uniforme sin deformidades y adaptable a nuestro cuerpo. Si además poseen características antialergénicas, antibacterianas, transpirabilidad, atérmicas, etc... mejor producto vamos a tener.

Vamos a analizar los diferentes tipos de colchones que podemos encontrar en el mercado:

 

colchón muellesColchón de muelles: Es el más común de todos. Existen diferentes tipos de muelles en el mercado con gran diferencia de precios entre unos sistemas y otros: muelle continuo, muelle ensacado, muelle bicónico, etc. Cuanto mayor sea el número de muelles y su entrelazado  y cuanto mayor sea la calidad del alambre, mejor confort y  durabilidad nos dispensará.  Por lo tanto, es interesante antes de decidirnos a comprar un colchón de muelles,  observar las características técnicas del sistema de muelles que lo compone. Este tipo de colchones, salvo excepciones, no necesita mantenimiento ya que transpiran muy bien. Será recomendable darle la vuelta, tanto en horizontal como en vertical de vez en cuando, para equilibrar el desgaste de una zona en particular, y conseguiremos así  alargar la vida útil del colchón.

 

colchón látexColchón de látex: En estos momentos su venta está en declive por la salida de nuevos sistemas sintéticos, pero tuvo un boom años atrás, impulsado por terribles campañas publicitarias que machacaban sobre "excelencia y bondad". Este tipo de colchones consiste en un núcleo formado por una pastilla de látex dentro de una funda acolchada. Básicamente existen dos tipos: el látex natural (extraido del árbol de caucho) y el sintético (derivado del petróleo). Podremos encontrar de los dos tipos o mezcla de ambos, aunque el más caro de todos es sin duda, el 100% látex natural. Son extremadamente flexibles (ideales para camas articuladas), pero muy poco transpirables. Por consiguiente, deberemos airearlo muy a menudo para que no se deteriore rápidamente. Es muy importante no colocar una base tapizada, o cualquier elemento que evite la respiración del colchón por la parte inferior. Como ventaja, la gran adaptabilidad al cuerpo gracias a su gran elasticidad.

 

colchón viscolásticoColchón viscoelástico: Normalmente está formado por dos o más capas. Una inferior y más grande que suele de ser HR (espuma) y otra más estrechita en la parte superior de material viscolástico. El precio vendrá claramente determinado por como de alta sea la pastilla viscolástica así como su calidad. Existen colchones en el mercado que son un núcleo de espuma, y que únicamente llevan viscolástica en el acolchado (0.5 cms y 2 cms) y los publicitan como viscolásticos. Lo cierto es que se deberían de llamar más bien colchones de espuma con acolchado viscólastico, ya que la parte viscolástica es puramente testimonial. Se dice que el material viscolástico tiene memoria, es decir, que se adapta al contorno de nuestro cuerpo perfectamente y no genera puntos de presión, recuperando después de forma natural su posición original. Lo cierto, es que para muchas personas resulta algo incómodo este tipo de colchón ya que apenas pueden girarse en la cama al tener la sensación de estar hundido por su excelente adaptabilidad. No necesitan mantenimiento y suelen trabajar por una única cara. Si lo giramos estaremos durmiendo en un colchón de espuma, pues normalmente sólo lleva una cara con material viscolástico.

 

colchón mixtoColchón mixto (muelles + espumación): Tendremos un núcleo central formado por una estructura de muelles y diferentes capas de espumaciones por encima y por debajo: látex, viscolástica, HR, etc.  Con esto conseguiremos sumarle a las características del colchón de muelles la adaptabilidad de una pastilla de látex, viscolástica, HR... Por lo tanto tendremos un colchón firme y acogedor a la vez. El mantenimiento será el mismo que el comentado para el colchón de muelles.

 

www.decoromicasa.com