Tutoriales, trucos y consejos

Comprar un mueble muy barato nos puede salir muy caro

Falsas gangas

De un tiempo a esta parte ha cambiado sustancialmente los hábitos de consumo en el sector del mueble y la decoración. Hace apenas unos años, un cliente medio invertía casi 3 veces mas de lo que suele gastar hoy en día en realizar una misma compra. Nos tendremos que preguntar las causas y las consecuencias que han originado este cambio de actitud.

Lo cierto es que comprar más económico no nos va a garantizar comprar más barato. Esto tiene una explicación muy sencilla: no compra más barato quien paga menos, si no quien paga lo justo en función de la calidad del producto.

Todos conocemos las campañas de marketing salvajes a las que somos sometidos. Nuestro buzón, nuestra radio, nuestra televisor,... se convierten en la diana perfecta de grandes cadenas del sector del mueble y la decoración, que nos ofrecen productos finales a precios escandalosamente baratos. Como ejemplo, solo decir, que existe un almacén de sofás en un polígono industrial muy cerca de donde yo resido, que lleva liquidando con el argumento "por cierre inminente de fábrica" 8 años sofás- ¡Eso es un stock y lo demás son tonterías!. ¡Qué no os engañen!

También es interesante analizar con lupa los folletos publicitarios o propaganda que nos envían a casa. Unas fotos muy trabajadas, con composiciones maravillosamente conjuntadas y aderezadas con una minúscula letra pequeña en la parte inferior, prácticamente invisible para el más audaz de los detectives. Es muy recomendable sacar la lupa y observar que el precio (normalmente en tamaño muy grande), sólo corresponde a unas determinadas piezas y no al conjunto de los elementos de la composición. Es bastante fácil que a ese precio tengamos que sumarle un incremento por transporte y/o montaje, pero no en su totalidad, si no por cada pieza que nosotros deseemos: por la mesita, por la cama, por el armario,... Ah! y si por ejemplo pone "Transporte Incluido", normalmente no ponen el precio de esa composición, sinó que lo ponen en una foto muy pegada a otra con un precio gancho, para hacer llegar a pensar que el transporte incluido corresponde a ese precio exageradamente barato.

Otra práctica también extendida, tanto en la propia tienda como en un folleto de propaganda la vamos a ver con un ejemplo simulado:

Armario 2 puertas correderas modelo Bombero 450 € (el precio muy visible como gancho)

Pues al armario bombero si queremos ponerle los 2 costados vistos (pues no necesito un armario empotrado), debo sumarle 225 €. Si por otro lado no quiero un armario vació por dentro (más que nada para poder guardar cosas) y quiero que tenga estantes, barras, y cajones, debo sumarle 245 €. Si quiero que me lo lleven a casa necesito pagar 90 € y si además necesito que me lo instalen unos "profesionales" vamos a sumarle 100 €. Por lo tanto el armario Bombero en mi casa montado por "profesionales" me cuesta 1.110 €, ¿Moraleja?

Otra técnica abusiva es la utilización de medias verdades: ¡Ahí va un ejemplo!

Colchón viscoelástico bioergonómico, reparador y ortopédico 150x190 por sólo: 195 €

Normalmente este tipo de colchones van enrollados al vacío para que el cliente se lo lleve en su carrito y aprovecharse de una potencial compra impulsiva. La utilización de algunos términos tipo: viscoelástico, viscolatex, bio, ergonómico, reparador, ortopédigo, geriátrico, etc... ayudan a vender, bien os lo puedo asegurar, porque son atributos muy machacados en los medios de comunicación. Y como todos sabemos, todo lo que sale en la televisión es lo bueno y necesario ¿Alguien se acuerda de las almohadas cervicales de mariposa? ¿Eran imprescindibles y ahora ya nadie las vende?. Volvamos al ejemplo este colchón ofertado: bien podría tener una pastilla de 20 cms de HR (es una espumación de una determinada densidad parecida al poliuretano de toda la vida de los asientos de los sofás) y que de viscoelástica llevase un único centimetro en la tela del acolchado. Mentir no nos están mintiendo, nos están vendiendo un colchón viscoelástico, pero es como si yo os invitará a mi casa a comer pastel de chocolate y  preparase un pastel de nata y le colocara una pequeña galleta de chocolate encima. ¡Vaya pastel de chocolate más auténtico!

Fórmula magistral: colchón importado a coste reducido + transporte y almacenaje mínimo + el cliente se lo lleva de la tienda + publicidad y marketing adecuado = Producto gancho sin competencia

Con estos ejemplos de técnicas de venta y publicidad salvajes, os quiero hacer ver, que antes de decidiros por comprar una supuesta ganga, es preferible conocer bien que estamos comprando y que garantía nos están ofreciendo. Nadie vende para perder dinero (por lo menos nosotros no hemos conocido a nadie).

Nuestros consejos,

  • Si necesitáis un colchón, ir a una tienda especializada en colchones, vais a encontrar de todos los tipos y precios (incluso los tipo gancho o más baratos).
  • Si buscáis un mueble, ir a una tienda especializada y seréis atendidos por un profesional que os asesorará tanto en la disposición y distribución de los elementos, como de las distintas calidades y precios, para que os podáis decidir según vuestras necesidades.
  • Si os queréis comprar un sofá, ir a una tienda especializada. Cien o doscientos euros puede determinar que un sofá os dure 6 meses o 15 años.
  • Siempre es preferible ir a una tienda de confianza, donde podamos reclamar, donde nos van atender profesionales tanto en la venta como en el transporte y montaje en nuestra casa y donde vamos a volver a encontrar a la persona que nos atendió en caso de reclamación.
  • En definitiva, no existen las gangas en el sector de los muebles. Existen campañas de marketing y publicidad que generan cortinas de humo para atraer clientes a toda costa y sin prejuicios.

www.decoromicasa.com